DECRETAR O DECLARAR

DECRETAR O DECLARAR

- in Alfredo de la Llata
71
0

Queridos hermanos: El exhaustivo resumen del tema siguiente, “DECLARO/DECRETO” tiene como objetivo que cada uno de los que lean, entiendan cuándo y qué pueden “decretar”. Si la expresión en nuestra boca es incorrecta, entonces debemos corregir el rumbo de nuestra fe y confesión. Del mismo modo, dejar de “oír” a quiénes lo hacen, sin estar en lo correcto.
Del viernes 29 de marzo de 2013.

La palabra en griego que significa “Decretar”, es traducida en nuestro Nuevo Testamento como: Juzgar, considerar, y otros sinónimos. La orden que emite uno que tiene autoridad, por ejemplo, cuando un árbitro “saca” tarjeta roja, está “decretando” la expulsión de un jugador.
En Proverbios 17:15 dice: “El que justifica (aquí la palabra usada es la utilizada para “decretar”) al impío, y el que condena (la misma palabra) al justo, ambos son igualmente abominación a Jehová”. Es decir, nadie tiene el derecho de “decretar” una cosa u otra, según este pasaje. Veamos otro pasaje: Daniel 9:24-27, dice “están determinadas (decretadas) setenta semanas…y el verso 27 concluye así: “y lo que está determinado (decretado) se derrame sobre el desolador”; aquí vemos una orden determinada por Dios. Eso tiene cumplimiento.
En los siguientes pasajes, la palabra tiene, al menos cinco usos diferentes.
Del tema “Decretar, declarar”
Solo voy a enunciar las citas y comentar una de ellas, en cada caso, les dejaré la tarea de escudriñar el resto.

A) Como: Juzgar, Considerar, Pensar.
(Lucas 7:43); (Hechos 4:19; 13:46; 16:15; 26:8); (1a. Corintios 10:15; 11:13); (2a. Corintios 5:14). Ejemplo: “2a. Corintios 5:14 dice: “Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto (pensando=decretar): que si uno murió por todos, luego todos murieron”.
Continuando con el tema:

B) Determinar, Decidir.
(Hechos 3:13; 16:4; 20:16; 2125; 25:25; 27:1) (Romanos 14:13) (1a. Corintios 2:2; 5:3; 7:37) (2a. Corintios 2:1) (Tito 3:12). En este último pasaje dice “”Cuando envíe a ti a Artemas o a Tíquico, apresúrate a venir a mí en Nicópolis, porque allí he determinado pasar el invierno”

C) Término legal.- Juzgar, Condenar, Fallar, decretar.
1.- Ante una corte humana:
(Lucas 12:57; 19:22) (Juan 7:51; 18:31) (Hechos 23:6; 24:6, 21; 25:9-10, 20; 26:6) (1a. Corintios 5:12). Este último pasaje dice: “Porque ¿qué razón tendría yo para juzgar a los que están afuera? ¿No juzgáis vosotros a los que están dentro?
2.- Ante una corte divina:
(Mateo 7:12) (Juan 3:17-18; 5:30; 8:15-16, 26, 50; 12:47-48; 16:11) (Hechos 7:7) (Romanos 2:12, 16; 3:6-7) (1a. Corintios 5:13; 11:31-32) (2a. Tesalonicenses 2:12) (2a. Timoteo 4:1) (Hebreos 10:30; 13:4) (Santiago 2:12; 5:9) (1a. Pedro 1:17; 4:5-6) (Apocalipsis 6:10; 11:18; 16:5; 18:8, 20; 19:2, 11; 20:12-13). Este último pasaje habla del juicio a los muertos, donde cada uno fue “juzgado, según sus obras”.

D) Separar, Distinguir, Preferir.
(Romanos 14:5) Dice: “Uno Hace diferencia entre día y día, otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente”.

E) Opinar, Criticar. (Romanos 14:3-4. 13, 22) (1a. Corintios4:5). Este último pasaje dice: “Así que, no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual aclarará también oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios”.
Como se puede apreciar con facilidad, el uso de la palabra del griego, traducida como decretar, en boca de cualquier creyente, se debe limitar solo al uso de los pasajes en los cuales está escrita, otro uso, como “yo decreto bendiciones sobre tu vida”, “yo decreto abundancia para tu vida”, etc. no tiene ningún respaldo bíblico. Los “líderes”, que se auto nombran “profetas”, “apóstoles” bajo ninguna circunstancia van a aceptar que están obstinadamente llenos de soberbia, y errados diametralmente. No cambiarán su estilo, pues les produce una “autoridad” por demás falsa. El único que decreta es Dios y solo Dios.
Finalmente, en 1a. de Reyes 17:1 encontramos a uno (Elías, Profeta) decretando, con la anuencia de Dios, la ausencia de lluvia, cerró el cielo. Pero ellos, los verdaderos profetas, aquellos que marcaban límites a los reyes, a quiénes les hablaba, literalmente, Jehová, y comunicaban su mensaje, tenían estas atribuciones. Hoy no hay de esos profetas, siendo el último de esa línea Juan el Bautista, y después de él ninguno nacido de mujer, como para tomar ese lugar. Hay declaraciones en la Palabra que todo creyente puede confesar, nacidas de la fe, pero nunca un decreto.
Les ruego compartir este estudio

About the author

You may also like

Lo que no sabías de Hallowen

Jeremías 10:3 Porque las costumbres de los pueblos